Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 14 de septiembre de 2017
REPORTAJE

Agres, la fuente de la Mariola

Enviar por email

Hacemos un recorrido por 'Les Fonts d'Agres'.

El agua es sinónimo de vida. Allá donde hay agua hay vegetación, fauna y personas a su alrededor. En plena Sierra de Mariola, nuestros antepasados formaban poblados en lugares donde pudieran prosperar y el agua era pilar clave para sobrevivir. Por ello, la población de Agres se alzó a las faldas de la montaña, para poder aprovechar el torrente de vida que brota de sus manantiales y barrancos.

 

[Img #28538]

 

Para poder canalizar el agua de la zona de Agres, los árabes que ocuparon las comarcas centrales de la provincia de Alicante idearon todo tipo de sistemas. Beber, regar, cultivar y lavar son algunas de esas acciones que se hacen a diario con el fin de subsistir sin tener que recurrir a desplazarse de lugar. Un paseo por el Agres actual deja ver enseguida la importancia de este líquido en su historia.

 

Apenas en poco espacio podemos refrescarnos en la Font de l'Assut, la Font del Mig, la Font de Barxeta, la Font del Raval, la Font del Convent, la Font del Bonell o en la Fonteta. También en el término municipal se encuentran la Font de l'Anficosset, la Font del Molí Mató, la Font del Trampano o la Fontanella, entre muchas otras.

 

Años atrás, estas fuentes no sirvieron solo para su uso cotidiano. Alrededor de ellas crecía la historia del pueblo. La gente acudía a la fuente para reunirse y conversar entre ellos. Los niños encontraban el entorno perfecto para correr y jugar, mientras que los adultos lavaban la ropa en los lavaderos o daban de beber al rebaño que sustentaba al núcleo familiar. Si las fuentes tuvieran memoria y voz, serían las mejores cronistas de las historias que sus habitantes han ido dejando de generación en generación.

 

El casco urbano de Agres está delimitado por el barranco del Molino, al este, y por el barranco del Bonell, al oeste. Los primeros agricultores que ocuparon la zona tuvieron que construir un azud para regular el caudal de agua para encaminarla hacia la zona donde tenían los bancales. El azud permite conducir el agua sobrante del barranco y canalizarla para liberar de carga a la acequia mayor.

 

[Img #28539]

 

Hoy en día el agua sigue siendo vital para la población. Todavía hay gente que utiliza el lavadero para tener limpia su ropa. Otros, simplemente utilizan las fuentes como punto de reunión. Sea como sea, lo que está claro es que las fuentes y el agua forman parte de la vida de todo agresano.

 

Pagina 66 • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress