Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 24 de octubre de 2016
MARAVILLA NATURAL

Los colores de otoño de la Font Roja

Enviar por email

Este entorno natural ofrece una nueva cara en esta estación.

Mirando de frente a la sierra de Mariola, la Font Roja observa como llega el otoño. El 13 de abril de 1987 la Generalitat Valenciana declaró este espacio como Parque natural y desde entonces, sus 2.298 hectáreas se han convertido en todo un orgullo para los visitantes que respiran su aire puro.

 

[Img #31734]

 

Todos tenemos una época preferida durante el año. La de la Font Roja es el otoño. Durante estos meses, el paraje natural se viste con sus mayores galas y nada tiene que ver su aspecto cromático comparado con otros momentos del año.

 

La tonalidad de las especies caducifolias es la que otorga mayor espectáculo visual a quienes se acercan a contemplar su belleza paisajística. El tono granate del fresno y el rojizo del arce encabezan esta variedad que atrás deja el verde primaveral. El amarillo del quejigo o roble valenciano también se cuela en esta amalgama de vivos colores del otoño de la Font Roja.

 

[Img #31735]

 

Este cambio se produce por la variación de temperaturas. Por eso, cuanto mayor es el cambio del calor al frío, las tonalidades adquieren mayor fuerza visual. Difícil es resistirse a fotografiar el escalado colorido de sus laderas durante esta época.

 

Su excelente estado de conservación es fruto del cuidado que generación tras generación se ha dedicado a una zona custodiada por el santuario de la Font Roja. Para rendir honor a la Virgen de los Lirios, en septiembre se lleva a cabo la Romería, que este año se celebrará el domingo 18.

 

El santuario es testigo también de uno de los fenómenos que cautiva a los visitantes del paraje: la nieve. En sus paredes se puede leer ‘Hasta aquí llegó la nieve el 27 de diciembre de 1926’, con una marca de 2’10 metros. El Menejador, cumbre más alta del territorio con 1.356 metros, es el pico donde se centran las miradas cada vez que la nieve se acerca a la población de Alcoy.

 

[Img #31736]

 

Justo al lado del edificio religioso, la Font Roja Natura sirve como estación científica en la que se desarrollan diferentes proyectos relacionados con el Parque natural. La infraestructura tiene, además, un alto valor turístico y en ella se pueden ver las palabras que Gabriel Miró dedicó a una de las partes más emblemáticas como es el Barranc de l’Infern.

 

Asomarse al mirador del edificio Font Roja Natura supone una experiencia sensorial que vale la pena disfrutar. En él se flota sobre la vegetación del paisaje y las vistas alcanzan un amplio panorama de la naturaleza y zona urbana próxima, con Alcoy a sus faldas. Apoyados sobre la repisa mientras se respira aire puro, se puede jugar a adivinar los distintos alojamientos turísticos que dispone la Font Roja, como por ejemplo el Hotel con encanto Masía La Mota o Casa Bons Aires.

 

La Font Roja ha dejado huellas de antiguos oficios. Los restos de carboneras, hornos de cal y cavas o pozos de nieve son el reflejo de que la Font Roja ha sido durante muchos años centro de vida. Ahora, miles de turistas disfrutan del paraje durante todo el año, pero la espectacularidad del cambio de vestido del paraje en otoño es digno de admirar alguna vez en la vida.
 

 

Foto de Elías Seguí cortesía de Masía La Mota

 

Pagina 66 • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress