Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 28 de octubre de 2016
AUTOS MARTÍNEZ

El cinturón de seguridad, el ángel de la guarda del vehículo

Enviar por email

MOTOR. Es necesario un buen mantenimiento y revisiones periódicas.

El cinturón de seguridad se dice de él que es uno de los inventos del hombre que más vidas ha salvado. Su obligatoriedad, primero no comprendida y poco a poco generalizada, ha hecho que la seguridad haya aumentado en los coches y que haya sido uno de los motivos más importantes de que el número de víctimas en la carretera haya descendido.

 

[Img #32030]

 

Unido a otros elementos como el airbag, los reposacabezas o más recientemente los sistemas de retención infantil, han dado a los coches una mayor seguridad para sus ocupantes. Por ello es muy importante el mantenimiento de este cinturón de seguridad y revisiones periódicas como nos explican desde Autos Martínez.

 

Dentro de la llamada seguridad pasiva, el cinturón retiene nuestro cuerpo en caso de impacto y por ello debe estar en perfectas condiciones.

 

El cinturón está hecho para estirarse y no es que sus fibras sean elásticas sino que están tejidas para al tiempo que pierde anchura gane longitud y evite causar graves lesiones al usuario.

 

[Img #32029]

 

Hay estadísticas que hablan que en caso de colisión frontal el cinturón reduce por nueve el riesgo de fallecimiento y en colisiones por alcance deja la posibilidad de muerte en la mitad.

 

El cinturón empezó a ser de uso obligado en España en 1974 por carretera y desde 1992 en ciudad, pero aún no está del todo extendido el uso en los asientos traseros, cuando el ocupante de esta espacio, al ir a la misma velocidad, sufre la misma deceleración en caso de impacto.

 

Se ha de comprobar que esté en perfecto estado el sistema de bloqueo angular que impide la salida de la cinta y que actúa en caso de vuelco, también el sistema de bloqueo por sensibilidad que actúa en caso de choques frontales e impide que el ocupante se mueva de forma brusca hacia delante y, por último, el sistema limitador de carga.

 

Este último se une a la elasticidad propia del cinturón y permiten que salga una cantidad controlada de cinta cuando la fuerza sobre el pecho alcanza unos valores determinados para que el propio cinturón no provoque daños y absorba la fuerza del choque.

 

En caso de que se produzca algún percance es recomendable cambiarlo pues ha podido perder eficacia o tener alguna rotura en sus sistemas de anclaje aunque el impacto no haya sido excesivamente importante.

 

Pese a su fortaleza no es un elemento irrompible y por ello es importante realizar revisiones del mismo por si ha perdido efectividad lo que hace necesario pasar por el taller recuerdan en Autos Martínez. Además es uno de los elementos clave a la hora de pasar la revisión de la ITV.

 

No utilizar productos químicos en su limpieza y sí un trapo húmedo con agua y jabón neutro. Se recomienda cambiar el pretensor tras cualquier impacto que haya hecho saltar el airbag y comprobar que el botón rojo del cierre libera la hebilla sin ningún problema y hace click al anclar el cinturón, entre otros consejos.

 

© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress