Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Megáfono
Martes, 7 de febrero de 2017

"No puedes jugar al fútbol con audífonos"

Enviar por email

Artículo de opinión de un grupo de padres indignados por los hechos acontecidos en un partido de fútbol de cadetes.

Resulta complicado escribir este artículo entre la rabia contenida y la impotencia de no poder explicar a tu hijo por qué no ha podido terminar de jugar su partido de fútbol semanal. Como padres, nos vemos en la obligación de hacer público lo ocurrido, por el grado de humillación y discriminación que sufrió nuestro hijo el pasado domingo.

 

Nos remitimos a los hechos que transcurrieron en un partido de fútbol cadete. Corría el minuto 15, cuando un jugador recibe un golpe en la cabeza y el árbitro se acerca a interesarse por su estado físico. Es en ese momento cuando se percata de que dicho jugador lleva "unos aparatos en las orejas" (audífonos) y es cuando posteriormente invita al jugador a abandonar el terreno de juego, mientras le comenta que no puede jugar al fútbol con audífonos. Todo parecía prever que iban a atender al jugador en la banda, pero cuando este empezó a gesticular y a llorar desconsoladamente, nos hizo presagiar lo peor. Efectivamente, tenía que ser sustituido entre lágrimas desesperadas, por jugar con audífonos. Tal es la impotencia de nuestro hijo al ver que es sustituido por otro jugador, que lo único que comenta al colegiado de turno, es que si nunca más podría volver a jugar al fútbol. Ni una mala palabra, ni un mal gesto, ni ningún insulto, solo lágrimas de indignación por el trato recibido de un árbitro, que a pesar de que el reglamento, que desconocemos y no lo juzgamos, pudiera estar a favor de la decisión tomada, las formas de este señor muestran el grado de falta de sensibilidad ante el trato a un chaval de 14 años, al cual humilló y discriminó delante de todos los presentes.

 

Nuestro hijo tiene una disminución auditiva, que con el uso de los audífonos, no le impide realizar cualquier actividad que se proponga. Siempre ha sido un niño muy responsable,  muy integrado entre sus compañeros y está cursando sus estudios con total normalidad. Juega al fútbol, su gran pasión, desde los 5 años y nunca se le había negado la posibilidad de jugar. Siempre ha realizado las diferentes revisiones oportunas y nunca ha recibido informe desfavorable para poder disputar un partido.

 

Nuestro malestar y denuncia que hacemos pública, está en las formas del colegiado, en no aplicar el sentido común y un poco de tacto para poder afrontar dicha situación tan delicada. No es nada agradable ver como tu hijo tiene que abandonar el terreno de juego, en un mar de lágrimas, con una impotencia fuera de lo normal y aceptando la decisión tomada con gran indignación y afrontando una situación nueva para él, que le podría afectar en su forma de vida. Es muy complicado tratar estos temas de integración y más cuando es tu hijo el gran perjudicado, pero desde aquí, hacemos un llamamiento a todas las federaciones de todos los deportes, para que regulen y sean partícipes y faciliten, por medio del deporte, la plena integración de los jóvenes, tengan o no tengan minusvalías.

 

Ante la incredulidad de lo acontecido, la reivindicación de unos padres que van a seguir luchando por la ilusión de cumplir los sueños de su hijo, que no es más que seguir jugando al fútbol. Escribimos este artículo para que no ocurran más estas situaciones tan desagradables como las del pasado domingo en un campo de fútbol. Es vergonzoso y triste que en los tiempos en los que nos encontramos, aún queden personajes que no evolucionen como lo está haciendo nuestra sociedad, en temas de plena integración social.

 

El deporte es una vía que muchísimos jóvenes la hacen propia y hacen que sea su forma de vida. Desprende valores que son muy importantes en nuestra sociedad, como el esfuerzo, sacrificio, trabajo en equipo, disciplina, respeto, integración, ilusión, etc. Todos forman parte del deporte y los chavales lo adquieren por medio de él. Es por eso que a veces, hay personajes que no deberían formar parte de este sector, porque muestran unas carencias formativas y una falta de actitud que ni la contemplan, ni la quieren.

 

Escribimos desde la impotencia, desde la indignación de no poder justificar en su momento, ni poder explicar a un adolescente de 14 años, por qué se le ha negado continuar jugando su partido habitual de fútbol por llevar unos simples audífonos, que hacen que todos tengan igualdad de condiciones. Volvemos al sentido común, que para jugar al fútbol solo hace falta un balón y una portería, y que el sueño de tantos jóvenes de poder jugar al fútbol no puede ser robado ni discriminado como lo ha sido en este caso, por un señor con muchísima falta de sensibilidad. ¡Es imperdonable!

 

La indignación y discriminación sufrida este fin de semana nos tiene que hacer más fuertes, para seguir luchando por los objetivos que uno se plantee en su vida e intentar hacer realidad todos los retos que uno se proponga. En este caso, lo tenemos muy sencillo, ya que es continuar jugando al fútbol, con total normalidad.

 

Pagina 66 • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress