Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 23 de febrero de 2017
BENESTAR FISIOTERAPIA

¿Frío o calor?

Enviar por email

FISIOTERAPIA. Después de leer estas líneas, no volverás a dudar cuándo usar frío o calor.

Es la pregunta del millón, y la que todos nos hacemos cuando tenemos dolor, ¿aquí que me pongo frio o calor? el fisioterapeuta Adolfo Sancho de Benestar Fisioterapia va a tratar de darte unas claves para saber cómo actuar correctamente cuando sufres un golpe o de haces un esguince, por ejemplo:

 

[Img #35257]

 

¿Frío o calor? Ese es el dilema. Esa es la cuestión. En realidad no sabemos cuando aplicar uno u otro, por regla general todo el mundo se aplica calor en las zonas de dolor, pero como veremos a continuación esto no es lo más adecuado, es más muchas veces el calor agravará o mantendrá los síntomas.

 

En primer lugar he de decir, que en esto de frio y del calor no existe la receta exacta, hay muchos estudios, corrientes de pensamiento que dicen una cosa y otras tantas que dicen la contraria.

 

¿Entonces que hacemos? Pues bueno, yo no es que me haya leído todos los estudios de las dos partes, pero he leído algunos y he sacado mis conclusiones y mi receta. Es la que aplico y explico a mis pacientes en Benestar Fisioterapia y ahora voy a compartirla aquí contigo. Así que ¡vamos! Te cuento.

 

Lo primero que has de saber es que hace cada cosa: el frío cierra los conductos sanguíneos y por tanto disminuye la cantidad de sangre que llega a la zona enfriada, el calor, por contra, dilata los conductos sanguíneos y por tanto aumenta la cantidad de sangre que llega a la zona calentada.

 

Con esto ya te digo que la estrella de esta pareja es el frio y no el calor, como todo el mundo piensa.

 

[Img #35256]

 

Mi consejo es, aplicar frio ante cualquier golpe o torcedura, en un primer momento lo que queremos es evitar una inflamación exagerada, por lo que mantendremos el hielo sobre la zona afectada unos 20 minutos, y repetiremos la aplicación varias veces durante las primeras 24 horas.

 

Una vez pasadas las primeras 24 horas seguimos aplicando hielo, pero ahora lo combinaremos con movimiento (el que sea posible). Aplicaremos hielo sobre la zona afectada durante 90 segundos, después realizaremos los movimientos de la zona afectada que podamos hacer sin dolor (por ejemplo en un esguince mover el pie hacia arriba y hacia abajo desde el tobillo). Repetiremos este proceso de hielo+movimiento 4 o 5 veces seguidas.

 

Esta última forma de aplicar hielo es la misma que puedes utilizar en caso de que tengas dolor en alguna de las articulaciones del cuerpo (ya sea por un golpe, ya sea por artrosis). Pruébalo y veras que después de unas cuantas aplicaciones ya te sientes mejor.

 

Por lo que respecta al calor solo lo utilizaremos en caso de sufrir una contractura muscular aislada, es decir una contractura por sobrecarga del musculo y que no se deba a una contractura como consecuencia de un problema articular.

 

Ojo, el 85% de las contracturas en la espalda se deben a un problema articular con inflamación, por lo que NO debemos utilizar el calor, si no solo conseguiremos alargar y mantener el proceso inflamatorio. NUNCA utilices calor si te has quedado 'enganchado'.

 

En conclusión el calor solo te ayudará en contadas ocasiones y es la aplicación de hielo la que más dolores te ayudará a aliviar.

 

Sobre todo, si tienes dudas no te apliques nada, ni frio, ni calor y consulta a un profesional sanitario como somos los fisioterapeutas que es lo más adecuado y en especial acude a Benestar Fisioterapia y allí te aconsejaremos adecuadamente.

 

 

Pagina 66 • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress