Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 10 de marzo de 2017
CLÍNICA DEL DOCTOR DEVESA

Doctor, ¡no puedo dormir!

Enviar por email

MEDICINA. El insomnio es una de nuestras grandes preocupaciones.

El insomnio se define como la dificultad para la iniciación o el mantenimiento del sueño o para conseguir su duración y calidad adecuadas.

 

Esto ocurre a pesar de existir unas circunstancias u oportunidades óptimas para el sueño y a la vez causa problemas en el funcionamiento del paciente durante el día, con síntomas como cansancio, disminución de la atención y la concentración, cambios de carácter e irritabilidad, somnolencia diurna, cefalea, propensión a errores laborales o accidentes de tráfico, deterioro de las relaciones interpersonales... Como nos explican en la Clínica del Doctor Devesa se estima que alrededor de un 15% de la población sufre de insomnio crónico.

 

[Img #35866]

 

Más del 50% de los pacientes que acuden al médico se quejan de insomnio si se les pregunta por el sueño, pero sólo el 30% consulta de forma directa a su médico por iniciativa propia y sólo el 5% acude al médico con el objetivo principal de recibir tratamiento para este problema.

 

A la hora de afrontar este trastorno se recurre con demasiada frecuencia al uso de fármacos que, en la mayor parte de los casos, el paciente utiliza durante períodos excesivamente largos. Sin embargo, desde la Clinica Devesa se recomienda un abordaje etiológico, es decir, detectar el motivo principal del problema, en el que deben tratarse los factores causantes del trastorno y darse prioridad a medidas no-farmacológicas.

 

En primer lugar es imprescindible conocer 'la historia del sueño' del paciente y la repercusión que tiene el insomnio en la vida diaria del paciente, con información de los familiares que conviven con él si es posible.

 

Para ello, en la Clínica Devesa se pide al paciente que haga un diario del sueño durante al menos dos semanas, en el que especifique varios datos: la hora a la que se acuesta, el tiempo que tarda en dormirse, el número y la duración estimada de los despertares nocturnos, la hora a la que se levanta, la calidad del sueño y los síntomas diurnos.

 

La elaboración de este diario es especialmente útil para que podamos identificar alteraciones del ritmo circadiano. En la interpretación de la cantidad de horas de sueño hay que tener en cuenta que las necesidades varían a lo largo de la vida y que no todo el mundo necesita dormir las mismas horas.

 

[Img #35676]

 

Se puede clasificar el insomnio en las siguientes categorías en función del momento de la noche en que se produce la vigilia

 

- Insomnio de conciliación: tardar más de 30 minutos en quedarse dormido. Es el más frecuente y está relacionado con problemas de ansiedad o trastorno bipolar.

 

- Insomnio de mantenimiento: despertares frecuentes con dificultad para volver a quedarse dormido.

 

- Despertar precoz: frecuente en ancianos y en casos de depresión.

 

En segundo lugar se deberá saber desde cuándo presenta el paciente el trastorno del sueño. Atendiendo a la duración del insomnio, lo clasificamos en tres categorías:

 

- Insomnio transitorio: dura menos de una semana y es debido a una situación de estrés puntual o a un cambio en el ambiente, como puede ser una enfermedad médica aguda, estrés situacional, jet lag, un cambio de turno de trabajo...

 

- Insomnio de corta duración: dura de una a tres semanas y normalmente se desencadena por situaciones de estrés o cambio vivencial como pueden ser la hospitalización, reacción de duelo, dolor, vivir en altitud...

 

- Insomnio crónico: dura más de tres semanas y está asociado a una enfermedad física o psiquiátrica en un porcentaje elevado de casos.

 

En tercer lugar se buscan los posibles factores precipitantes, como pueden ser situaciones de estrés ambiental o psicológico, problemas psiquiátricos, como la ansiedad o la depresión, problemas orgánicos, como el síndrome de piernas inquietas, dolor crónico, disnea o sofocos y tratamientos farmacológicos, que pueden ser betabloqueantes, teofilina, antidepresivos como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, diuréticos, o sustancias de abuso.

.

Es conveniente conocer los hábitos de sueño y las rutinas diarias del paciente. Costumbres como leer o escuchar la radio en la cama y echarse la siesta durante el día, hacer ejercicio o la frecuencia y los tipos de comidas o la toma de bebidas estimulantes pueden tener repercusión en el sueño, En este sentido, es útil el 'diario de sueño', al que anteriormente se ha hecho alusión.

 

En la Clínica Devesa el tratamiento del insomnio es individualizado a cada uno de nuestros pacientes en función de la naturaleza y la gravedad de los síntomas. Se descarta así, como se ha mencionado anteriormente, posibles factores precipitantes o comorbilidad, psiquiátrica, médica, por ingesta de sustancias de abuso o por medicación, que lo puedan estar provocando.

.

Consejos generales de higiene de sueño:

 

- Se busca optimizar la calidad del sueño educando al paciente con buenos hábitos como los siguientes:

 

• Evitar la cafeína y la nicotina, sobre todo en las últimas horas del día.

 

• Hacer ejercicio regularmente, evitando su realización durante las 4 horas anteriores al momento de acostarse.

 

• Evitar cenas copiosas y una abundante ingesta de líquido justo antes de acostarse.

 

• No dormir durante el día (evitar las siestas).

 

• Acostarse y levantarse a la misma hora cada día.

 

• Evitar escuchar la radio, ver la televisión o leer en la cama.

 

• Retrasar la hora de acostarse hasta el momento en que se tenga sueño.

 

• Utilizar la cama sólo para dormir y para mantener relaciones sexuales. Reservar un tiempo para la relajación antes de acostarse.

 

- La fitoterapia

 

Puede ser útil contra el insomnio el uso de remedios naturales como la valeriana, la tila, la hierba de San Juan, etc.

 

- El tratamiento farmacológico

 

En Clinica Devesa no recomienda el tratamiento farmacológico, sólo se indica en casos de insomnio grave que puede llegar a interferir en la vida diaria del paciente y lo somete a una situación de estrés importante, después de haber considerado el uso de medidas no-farmacológicas.

 

A la hora de realizar la prescripción, se elegirá el fármaco a la mínima dosis eficaz para disminuir o evitar posibles efectos adversos. La duración del tratamiento debe ser menor de 2 semanas, con una duración máxima de 4, incluida la retirada gradual del medicamento.

 

Se recomienda siempre la utilización de medidas no-farmacológicas como aproximación inicial al insomnio y recurrir a los fármacos únicamente cuando éstas no sean efectivas y siempre sin sobrepasar el tiempo recomendado.

 

[Img #35677]

 

Si estas pensado… ¿Necesito tomar pastillas para dormir?

 

• Como hemos comentado anteriormente, no todas las personas necesitan dormir las mismas horas. Puede que no necesites dormir más horas y, por tanto, no necesites ningún tipo de tratamiento.

 

• Muchas veces el insomnio es consecuencia de otras enfermedades o de fármacos que se toman y la solución es tratar la causa que lo ha originado. Consulta en Clínica Devesa cualquier duda y recuerda que la solución no es simplemente tomar pastillas para dormir.

 

• Sigue las recomendaciones que se han dado, que pueden ser suficientes para acabar con tu insomnio sin necesidad de ninguna pastilla.

 

Estudios recientes demuestran que estas medidas son más eficaces que las pastillas.

 

• Hay algunos pocos casos en los que las pastillas para dormir pueden ser útiles. Si después de haber seguido las recomendaciones anteriores durante un tiempo no se ha producido ninguna mejoría, se pueden utilizar pastillas. Es mejor tomarlas 1 día de cada 2, o 1 día de cada 3, y nunca utilizarlas durante más de 1 mes.

 

Las pastillas pierden su efecto cuando se toman durante períodos prolongados y producen dependencia, con lo cual se hace difícil su retirada. Tomadas durante más de 1 mes, en vez de ayudar, empeoran el problema.

 

Esta científicamente comprobado que la utilización de medidas no-farmacológicas en el tratamiento del insomnio produce mejores resultados a largo plazo y evita los efectos secundarios y el riesgo de dependencia que con lleva la utilización de fármacos como han puntualizado desde la Clínica del Doctor Devesa.

 

Pagina 66 • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress