Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 28 de abril de 2017
ÑAM ÑAM

La cara más dulce de la gastronomía

Enviar por email

Estos son los dulces más tradicionales de la zona de la Mariola.

Cuando preguntas en cualquier lugar de España sobre algo que conozcan de las poblaciones del entorno de Mariola, la respuesta variará. Unos contestarán que la playa, lugar de vacaciones de muchos en los calurosos meses de verano. Otros dirán que sus fiestas, algunas de ellas de reconocido interés turístico. Los más golosos o simplemente los que les guste el buen comer, pensarán en el turrón de Jijona, uno de los productos que más cartel tiene más allá de esta tierra.

 

[Img #36983]

 

El turrón que se fabrica en la provincia es de excelente calidad y lo comeríamos a todas horas, pero ¿es el único dulce que nos llena las papilas gustativas de sabor? La respuesta es obvia. Toda la gastronomía que tenemos es rica y sirve de ejemplo para famosos chefs nacionales e internacionales. En el entorno de la sierra de Mariola, además de un buen plato de cuchara, los habitantes de cada pueblo han sabido guardar de generación en generación recetas de dulces caseros que todavía perduran en las pastelerías y establecimientos alimentarios de la zona.

 

En Castalla, por ejemplo, tienen los sequillos. Son roscos que tienen una cobertura de azúcar por encima. Esta doble textura se deshace en el paladar a cada bocado y deja una sensación indescriptible y deliciosa. No muy lejos de esta población, sus vecinos de Biar elaboran las toñas de patata. Esta torta redonda se confecciona en la mayoría de lugares de la misma manera, con harina, huevos, azúcar y espolvoreada con azúcar glas. Los biarenses, antes de meterla al horno, añaden puré de patata a la masa y con ello, un toque personal que distingue su creación. Otro dulce parecido a estas toñas es la coca boba, un bizcocho que muchos pueblos elaboran y toman acompañado del café de la sobremesa. Su textura esponjosa y su azucarado sabor es casi adictivo.

 

[Img #36985]

 

Un producto muy apreciado por los turistas que visitan nuestro interior es el vino. Las numerosas bodegas repartidas a lo largo del territorio alcanzan cada vez más éxitos dentro del mundo de la viticultura. Un ejemplo de ello se encuentra en Villena, donde la cultura del vino es muy apreciada. Como consecuencia, uno de sus dulces más típicos: el rollo de vino. Con harina, un vaso de vino blanco, dos vasos de aceite y azúcar glas se pueden hornear estos sabrosos y redondos manjares.

 

Para el dulce típico de Ibi, la saginosa, el ingrediente estrella es la manteca de cerdo. Esta especie de pasta no lleva azúcar en la masa, solo un poco por encima. Acompañada de un buen tazón de chocolate, hace las delicias de pequeños y mayores de la localidad ibense, sobre todo en Carnaval, época en la que tradicionalmente lo comen.

 

[Img #36986]

 

Los alcoyanos sacan pecho de sus peladillas. Estas almendras confitadas ponen la guinda azucarada a cualquier velada, casi siempre en fechas navideñas, pero se pueden encontrar en Alcoy durante todo el año. Este dulce sirve como un excelente detalle para acordarse de alguien después de una escapadita por estas tierras. También con protagonismo de las almendras, la 'tortà' tiene una doble función: divertirse en compañía rompiendo las cáscaras del fruto y disfrutar de un bizcocho almendrado con azúcar glass. En la localidad vecina, Cocentaina, el jenaro es uno de los productos locales más conocidos. Se trata de una barca de hojaldre con una cobertura de higo y azúcar por encima que solo se puede probar en la localidad contestana, ya que no hay variedades de este dulce en las poblaciones del alrededor.

 

Todos los dulces se pueden elaborar en casa, pero algunos de ellos requieren de manos más expertas. Es el caso de los esparteros y las 'orelletes'. Los primeros son unos bollos espolvoreados con canela que muchos acompañan con un trozo de chocolate en las meriendas. Las 'orelletes' son un especie de hojaldres con forma de oreja que junto con el azúcar glass son una delicia para el paladar.

 

Existen más poblaciones, más dulces, más gastronomía… Algunos de estos productos gustarán más o menos, pero su elaboración artesanal les confiere un toque especial, difícil de rechazar a simple vista. Son obras de arte hechas para hacer disfrutar al paladar. Son delicias que solo podrás probar si visitas las poblaciones alrededor de la sierra de Mariola.

 

[Img #36984]

Pagina 66 • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress