Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 29 de noviembre de 2017
TOGUE'S LEGAL SERVICE

¿Qué pasa cuando nos casamos? ¿Y cuando nos divorciamos?

Enviar por email

LEGISLACIÓN. ¿Es mejor la separación de bienes o la sociedad de gananciales?

Una vez una pareja contrae matrimonio hay que ver una serie de aspectos legales importantes. Laia Santamaría de Togue’s Legal Services nos ha explicado algunos de estos aspectos.

 

[Img #40962]

 

En concreto para los valencianos desde el año pasado ha dejado de tener vigor una ley que teníamos propia que determinaba que el régimen económico cuando nos casábamos era la separación de bienes. Una vez dejó de tener efecto, los valencianos volvemos al código civil, el derecho común que compartimos con otras comunidades autónomas y por tanto volvemos a estar en gananciales, es decir, cuando nos casamos desde el verano pasado todas las parejas están en sociedad de gananciales.

 

Esto quiere decir que todo lo que adquieran desde el momento en que estén casados pasará a formar parte de esa sociedad de gananciales, no serán bienes privativos de cada uno de ellos y por tanto habrá una serie de particularidades diferentes que habrá que tener en cuenta.

 

¿Qué es lo que sucede cuando decidimos disolver ese matrimonio? ¿Qué pasos debemos seguir? ¿Qué es lo debemos hacer? Una vez tomada la decisión de separarse o divorciarse, aunque hoy en día la opción mayoritaria es el divorcio, hay que saber cómo distribuimos esos bienes que hemos ido adquiriendo durante nuestra vida en común, durante los años que hemos estado casados.

 

 

 

En caso de no haber acuerdo, pues si tenemos un acuerdo en temas legales siempre prima, el procedimiento es más fácil porque las partes han llegado a un punto de entendimiento, de consenso, sobre cómo distribuirse sus bienes todo será más sencillo, más rápido y menos traumático. En defecto de acuerdo, cuando llegamos a un procedimiento contencioso, llegar al juzgado y que decida el juez por nosotros, en ese caso habrá que seguir una serie de pasos.

 

Primero habrá que solicitar hacer un inventario de los bienes que tenemos, lo que tiene el matrimonio que se quiere disolver, tras solicitarlo se llevará a término un inventario por las partes, una lista de lo que tenemos de activo como de pasivo, casas, apartamentos o coches o si tenemos hipotecas o préstamos personales, todo se ha de tener en cuenta, lo ‘bueno’ y lo ‘malo’.

 

Una vez está hecho este inventario y aprobado por las dos partes se hará una comparecencia, si no hubiese acuerdo se haría una vista previa donde se decidiría que entra dentro del inventario y que no, y una vez lo tengamos cerraríamos la primera fase, qué es lo que tenemos, y pasaríamos a una segunda, cómo lo repartimos, quien se queda cada cosa. Se tratará de hacer lo más equilibrado posible de forma que no se quede uno con las deudas y el otro con el activo. Se intentará equilibrar para que tenga el menor perjuicio ninguna de las dos partes.  

 

Una vez tengamos las adjudicaciones hechas, como lotes de bienes, en caso de no haber muchos bienes estos se intentarán distribuir de la forma más equitativa posible, una vez estén adjudicados estos bienes, ya podremos inscribir en el registro el bien privativo a nuestro nombre, es un proceso que se divide en qué tenemos y cómo lo dividimos.

 

Siempre existe la posibilidad de nombrar a contadores o partidores, personas designadas por el juzgado que establecerán el valor de los bienes, pues ese es otro de los grandes conflictos. Por ejemplo, qué vale una casa, una parte dice que vale diez y la otra veinte. El que va a quedárselo dice un valor y el otro un precio totalmente diferente, por ello se nombrará a un tercero imparcial que es el que siguiendo unos criterios objetivos determinará el valor de ese bien para poderlo adjudicar a uno o a otro.

 

[Img #40972]

 

¿Cuál es el momento en el que debemos llevar adelante todos estos pasos? Si hay un acuerdo esta liquidación de bienes se puede realizar en la misma demanda de divorcio, se puede ya proponer el procedimiento de la liquidación de gananciales. Esto sería lo más adecuado por ser lo más rápido, al poder hacerlo todo en un solo procedimiento y así se pasa página más fácilmente, pero si no hay un acuerdo se deberá realizar en un procedimiento aparte. Una vez estemos divorciados y tengamos la sentencia de divorcio podremos iniciar el segundo procedimiento para liquidar la sociedad de gananciales. Será un proceso más largo y costoso, pero en defecto de acuerdo nos veremos obligados a recurrir a esta vía posterior.

 

En caso de no querer estar en régimen de gananciales, hay que tener en cuenta que los matrimonios cuando se casan tienen la opción de elegir, es verdad que el registro civil por defecto inscribirá al matrimonio ganancial pues es la ley que tenemos. Aún así está la posibilidad de decidir si quieres estar en un régimen de separación de bienes, que es el régimen alternativo. Además hasta el año pasado las parejas que se casaban durante últimos diez años estaban en separación de bienes y existe una cierta mentalidad colectiva de que este sistema funcionaba y era más efectivo.

 

De hecho hay ciertos casos en los que es totalmente recomendable estar en separación de bienes como cuando uno de los dos es empresario o es funcionario y queremos proteger ese patrimonio. ¿Qué podemos hacer para cambiar este régimen económico? Para ello debemos hacer unas capitulaciones matrimoniales. Esto es básicamente realizar una escritura delante de un notario en la que diremos que tras casarnos y estamos en gananciales queremos cambiar el régimen a partir de ese momento. A partir de esa escritura todo lo que compremos podemos estar a medias con la otra persona, al 50% pero será un bien privativo, es decir, uno tendrá la mitad de la casa, pero de forma privativa, no será una sociedad de gananciales, las consecuencias que esto tiene son bastante diferentes.

 

Si bien la mayoría de los casos con los que cuenta Togue's Legal Services son ya en el proceso de divorcio o separación, pero también hay mucha gente que acudir a informarse antes de casarse sobre la situación particular propia o de la pareja sobre que es lo que les convendría hacer. Según Laia Santamaría la información previa es importante y hay que romper con muchos estereotipos sociales como el hecho de que si haces separación de bienes parece que no quieres compartir nada con el otro, cuando no es así. Lo que se hace es proteger el patrimonio de las dos personas que componen ese matrimonio, siendo un sistema que beneficia a los componentes de ese matrimonio.

 

 

Pagina 66 • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress