Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 26 de enero de 2018
BENESTAR FISIOTERAPIA

Acude a un fisioterapeuta y estarás en buenas manos

Enviar por email

FISIOTERAPIA. Son los ‘ángeles de la guarda’ de nuestra salud.

Ser fisioterapeuta no es fácil. Se posee un don, pero se trata de un don que han trabajado mucho para obtenerlo y deben estar constantemente actualizándose para seguir mejorando ese don tan preciado.

 

[Img #41898]

 

Así lo explica Adolfo Sancho de Benestar Fisioterapia. “La fisioterapia es un don, el don de poder ayudar a otras personas a recuperar su salud mediante el uso, principalmente, de las manos del fisioterapeuta”.

 

Es importante por tanto el aspecto vocacional de este oficio en el que se busca por encima de todo que la persona vuelva a estar bien y se recupere lo más pronto posible.

 

Para ello es importante estar en constante formación, puesto que es un ámbito en el que siempre se está innovando y sumando nuevas técnicas para que estas recuperaciones sean más rápidas y efectivas.

 

Si se está lo más actualizado posible se tienen las máximas armas posibles para poder afrontar el problema físico que sufre el paciente.

 

Una de las bases de los fisioterapeutas es que quieren que estés toda tu vida con ellos, y no porque hayas de ir constantemente a su consulta o porque no encuentres la solución a tus problemas, sino por todo lo contrario, es decir, que puedas confiar plenamente en ellos y saber que estás en buenas manos.

 

Por esta razón, es importante estar en manos de profesionales en la materia, que no te van a fallar si tienen la certeza que te pueden ayudar. Las mínimas sesiones posibles y los mejores resultados son sus grandes objetivos, todo ello con la ayuda de la mejor tecnología.

 

Por el contrario, los fisioterapeutas lamentan el instrusismo profesional y el crecimiento de las terapias alternativas, faltas de efectividad, y de los pseudoprofesionales, con cursillos básicos y conocimientos mínimos, que pueden agravar lesiones o dolores de las personas a las que tratan.

 

[Img #41899]

 

Ante este peligro, un consejo que dan los fisioterapeutas colegiados a sus pacientes es que estos pueden, o mejor dicho, deben, exigir el número de colegiado a su fisioterapeuta, fijarse en que el profesional al que acudimos tenga una formación reglada y un número como fisioterapeuta, que protege al paciente en caso de una mala praxis, desconfiando de las consultas medio-escondidas, que suelen ser sospechosas de no tener los permisos necesarios, o de diplomas de orígenes desconocidos, colgados en las paredes.

 

Adolfo Sancho de Benestar Fisioterapia explica que “conseguir que una persona cada día, al menos, mejore su vida por haberse encontrado contigo, por ponerse en tus manos, es una buena filosofía de vida y por esto creo que mi trabajo de fisioterapeuta, que me da esta oportunidad de forma constante, es el mejor trabajo del mundo”. Una especie de ángel de la guarda de nuestra salud y nuestros dolores.

 

Pagina 66 • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress