Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 23 de febrero de 2018
BENESTAR FISIOTERAPIA

Las hernias discales: cómo prevenirlas y cómo tratarlas

Enviar por email

FISIOTERAPIA. Cuando la espalda te da problemas.

Las hernias discales son uno de los problemas más habituales y dolorosos que afectan a nuestra columna vertebral.

 

[Img #42353]

 

Adolfo Sancho, de Benestar Fisioterapia ha explicado que existen formas de prevenirlas y que si llegamos tarde y ya se han producido hay formas de tratarlas.

 

Es importante saber que la columna tiene dos tipos de curvas principales: una en la zona cervical y en la zona lumbar, llamadas lordosis, hacia adentro, y otras hacia afuera, en las zonas dorsal y en el sacro, llamadas cifosis.

 

 

 

 

La lordosis, la zona lumbar y cervical, tiene tendencia a la hipermovilidad, a moverse más de la cuenta, y la zona cifosis, dorsal y sacro, tienden a la hipomovilidad, a moverse menos de lo debido.

 

Una hernia se produce cuando la zona de hipomovilidad, dorsal y sacro, pierden esta menor movilidad y se quedan bloqueadas. Eso provoca que la zona de hipermovilidad, lumbar y cervical, deben moverse aún más de la cuenta. A su vez, obliga a que los discos de estas zonas estén padeciendo más de lo debido, los estemos 'machacando', desgastándo y que se vayan rompiendo. Es entonces cuando se produce una protusión y si esta aumenta, al final, se llega a provocar una hernia.

 

¿Cómo se puede producir esta hernia? Lo que hace que se bloqueen las zona de hipomovilidad y obligan a un mayor desgaste a las de hipermovilidad son las posturas mantenidas o los gestos repetitivos. La musculatura de las piernas puede provocar que la zona de las lumbares tire y no deje que se mueve y ello acabe provocando este problema. Si estás sentado durante muchas horas también puede pasar algo parecido en la zona dorsal por el mismo motivo de postura mantenida y más si es una mala postura. En este caso afecta más a la zona cervical.

 

Por ello las hernias suelen producirse en las vértebras que están en las zonas que más se mueven, justo junto a las fijas, en las primeras vértebras a continuación de la zona dorsal, la cervical y en la lumbar. Las partes que menos se mueven, se hacen rígidas y las que se mueven más de la cuenta, se acaba por producir la rotura del disco. La hernia o el dolor puede producirse en un momento dado, pero en realidad el origen debe buscarse en los años anteriores de una mala postura mantenida en el tiempo.

 

Estar sentado o mal sentado, durante mucho tiempo, hace que, por ejemplo, al agacharte por un bolígrafo, pueda producirse este dolor. Por eso es importante tener una actividad alternativa, un deporte, para que el cuerpo se mueva y no haya el peligro de que se produzcan estas hernias.

 

[Img #42352]

 

Si la hernia se ha producido ya su tratamiento debe centrarse en la zona donde en realidad se produce el origen de la misma.  En la zona que se mueve mucho que es en la que está la hernia, pero no es la que se debe tratar y sí la parte fija de la columna que es la que ha producido ese dolor. Se deberá trabajar esa zona fija para que vuelva a su movilidad básica y no haga sufrir a la contigua, un tratamiento que debe realizarse con fisioterapia como explica Adolfo Sancho de Benestar Fisioterapia.

 

Pagina 66 • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress