Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 28 de febrero de 2018
ÓPTICA AGULLÓ

¿Cómo se pueden cuidar las gafas?

Enviar por email

VISIÓN. Algunos trucos fáciles para alargarles la vida.

El mantenimiento de las gafas es algo muy importante. Para ello unos sencillos trucos pueden ser perfectos para que las gafas graduadas estén en perfecto estado durante más tiempo y que nos explica José Luis Agulló de Óptica Agulló.

 

[Img #42354]

 

Un elemento clave en este mantenimiento es la gamuza. Es muy recomendable limpiar las gafas a diario con una gamuza de microfibra. Otros sistemas, por suaves que parezcan, pueden llegar a rayar la superficie. También es adecuado de vez en cuando lavar las gafas con agua y un jabón neutro, secándolas con un paño fino de algodón. En el caso de que la montura sea metálica, evita mojarla en exceso.

 

Desde luego es importante evitar los productos abrasivos, pues si no utilizamos agua y jabón neutro, existen otros productos específicos para la limpieza de las gafas. Tener una zona sucia hace que la lente quede traslucida, no transparente y de este modo se pierde calidad visual en esta zona. Los tratamientos anti-reflejantes ayudarán a que las lentes permanezcan limpias por más tiempo.

 

Otro detalle importante al quitarte las gafas es que estas queden plegadas. De este modo es más difícil que se rompan ante cualquier posible caída, golpe o accidente. Si nos fijamos de forma concreta en las varillas, lo ideal es siempre utilizar las dos manos para quitarse las gafas, ya que así se minimiza el riesgo de deformar las propias varillas.

 

 

 

 

 

Por otro lado, las gafas no deben colocarse en una fuente de calor, como por ejemplo en el interior de un coche a pleno sol en verano, ya que podrían llegar a deformarse por la dilatación de los materiales que las componen.

 

Para evitar ensuciar las gafas con huellas, se deben sujetar por la montura. De este modo evitaremos dejar residuos que pueden llegar a ser abrasivos. El estuche o la funda es muy recomendable tenerlo a mano. Cuando no estés usando las gafas debes dejarlas siempre en el interior de su estuche, donde estarán mucho más protegidas de cualquier percance exterior.

 

[Img #42386]

 

Por último, se debe acudir al óptico-optometrista, como mínimo cada seis meses, para que revise las gafas y las regule de forma adecuada según las necesidades de cada uno, algo que nos recuerda José Luis Agulló de Óptica Agulló.

 

 

Pagina 66 • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress