Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 19 de marzo de 2018
ÓPTICA AGULLÓ

¿Cuándo tenemos presbicia o vista cansada y cuándo fatiga visual?

Enviar por email

VISIÓN. Aunque parezcan términos similares tienen importantes diferencias.

La presbicia es el nombre técnico por el que se conoce la vista cansada, un proceso crónico que aparece con los años y que no es reversible. La vista cansada o presbicia suele confundirse con la fatiga visual cuando en realidad ésta es puntual.

 

[Img #42718]

 

José Luis Agulló de Óptica Agulló de Cocentaina, ha querido explicar estos tres términos y aspectos relacionados con ellos. La fatiga visual se produce leer con poca luz, pasar mucho tiempo delante del ordenador, por la visión cercana o por una actividad que implica cambios constantes de enfoque de cerca y de lejos. Produce molestias en los ojos como lagrimeo, picor, enrojecimiento o sensación de arenilla. Sin embargo, este problema desaparece cuando los ojos se relajan y dejan de hacer esta actividad que los ha 'cansado'.

 

 

 

 

 

Por el contrario, la vista cansada o presbicia es crónica, no reversible, y en el momento en que ésta se manifiesta, la fatiga visual es más frecuente. Presbicia es un proceso asociado al envejecimiento del ojo y a la pérdida de elasticidad del cristalino. Es algo natural que afectará a la vida de todas las personas. No es una enfermedad y por tanto no tiene cura. Tampoco se puede ni prevenir ni retrasar. Al perder el cristalino su flexibilidad acaba por no poder enfocar con nitidez los objetos cercanos. Se trata de un proceso que empieza a hacerse evidente a partir de los 40-45 años y que va aumentando de forma progresiva.

 

[Img #42720]

 

Entre los 40 a los 70 años se producen estas pérdidas de la capacidad de enfocar de cerca, por lo que es normal que este hecho obligue a la modificación de la graduación de las gafas cada cierto tiempo. El 80% de la información que recibimos es a través de los ojos y por ello, según José Luis Agulló, de Óptica Agulló, merece la pena utilizar un producto de corrección más avanzado como son las lentes progresivas actuales, que solucionan las necesidades visuales de forma precisa. La adaptación a estas lentes suele ser rápida.

 

Pagina 66 • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress