Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 18 de abril de 2018
ÓPTICA AGULLÓ

Debemos tener cuidado con nuestros oídos en el Alardo

Enviar por email

VISIÓN. También nuestra vista en estos días puede tener problemas.

Cuando llegan las Fiestas de Moros y Cristianos es importante cuidar la vista y los oídos. En el caso de los oídos es en el Alardo cuando más padecen por el sonido de los trabucos como ha explicado José Luis Agulló de Óptica Agulló.

 

[Img #43333]

 

La exposición a ruidos fuertes, en especial durante un tiempo prolongado, puede llegar a dañar la audición, con lo que se puede crear un trauma acústico. Los síntomas serían zumbidos o una pérdida de audición que puede ser temporal o incluso permanente.

 

Tanto los festeros que vayan al disparo como los espectadores es importante saber que al exponerse a esos ruidos tan fuertes pueden quedar afectados sus oídos. La forma de protegerse es con unos tapones que reduzcan la intensidad del sonido para que no llegue a dañarnos.

 

Existen diferentes tipos de tapones, ya sean de cera o realizados a medida. Los hay que llevan filtros para disminuir cierta intensidad o ciertas frecuencias y otras no, con lo que podríamos hablar pero al tiempo reducir el ruido externo fuerte en este caso del disparo del trabuco.

 

 

Los tapones personalizados según la forma del conducto de cada persona son los más efectivos. Este problema también se puede producir con castillos de fuegos artificiales o las ‘mascletaes’.

 

Por otro lado, en estos días, con la llegada de la época de la primavera, tenemos más molestias en la vista. Picor, ojos llorosos, terrosos, alergias, tener la sensacón de tener algo dentro del ojo, que se hagan rojos, parpadear más o visión inestable, entre otros problemas.

 

Puede ser por problemas de alegrías o alteración de la superficie ocular. Ante ello es importante no automedicarse. El ojo es un órgano muy complejo. La lágrima es muy importante y debe estar limpia. En estos días hay menos humedad, más polvo o elementos internos, incluso el estado emotivo, pueden influir.

 

Hay muchos tipos de gotas para los ojos, por lo que debemos saber cual es la más adecuada según los síntomas. Para todo ello es necesario visitar a un especialista para ver qué sucede como nos ha explicado José Luis Agulló de Óptica Agulló.

 

[Img #43297]

 

Las gafas de sol también ayudan, aunque deben tener buena calidad. Depende el material de la gafa y de las lentes que se deben adaptar a la función que tengan. Las lentes tienen intensidades o categorías del 0 al 4 según lo oscuras que son. Las de grado 4 son muy oscuras y no son recomendables para la conducción. No hay que olvidar que existen gafas de sol graduadas.    

 

Pagina 66 • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress