Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Redacción
Lunes, 7 de mayo de 2018

Con el Plan Edificant también llegamos tarde

Enviar por email

Artículo de opinión de Amalia Payá, concejala del Partido Popular en Alcoy.

El gobierno de Ximo Puig y Mónica Oltra nos tienen acostumbrados a eludir su responsabilidad como gobierno y hacerlas recaer sobre los ayuntamientos. Lo que comúnmente llamamos escurrir el bulto.

 

La gestión de dependencia, renta garantizada, pobreza energética e igualdad, son algunos ejemplos de cómo el Pacte del Botànic se desentiende de sus atribuciones y carga a los Ayuntamientos estas competencias. Atribuciones a las que los ayuntamientos se cogen como a un clavo ardiendo para poder financiarse de alguna manera desde la Generalitat.

 

Sobre el 'Plan Edificant'

 

Pues bien, el Pacte del Botànic nos sorprende ahora con el “Plan Edificant”. Un plan destinado a la construcción de colegios, ante el evidente fracaso de su promesa de acabar en esta legislatura con todos los barracones y en el que redirige la responsabilidad de gestión a los ayuntamientos.

 

De esta manera serán los ayuntamientos los responsables de redactar proyectos, realizar los procesos de licitación para la construcción, ampliación o reforma de los centros educativos, seguimiento de las obras e incluso financiar posibles sobre costes. Todo ello siguiendo las órdenes del conseller Vicent Marzà desde la ConsellerIa de Educación.

 

¿Qué le toca a Alcoy?

 

Desde el Ayuntamiento de Alcoy se han solicitado 17 actuaciones para los institutos  Andreu Sempere, Pare Vitoria y Cotes Baixes. Así como para los colegios Sant Vicent, Romeral, Miguel Hernández, Horta Major y el centro Tomás Llacer.

 

Todas estas actuaciones deben ser valoradas económicamente, presentar las memorias  a la Conselleria de Educación y seguir con el procedimiento administrativo y burocrático ineludible para que ésta dicte una resolución. Es decir, nos “prometa” abonar el importe solicitado para llevar a cabo dichas actuaciones, en cómodas anualidades. Desde el año 2018 al 2022.

 

Como puede deducirse, todo este proceso es largo y complicado, pero el Ayuntamiento de Alcoy todavía no lo ha empezado y se desconoce cuando comenzará. Mientras tanto, ya se han dictaminado 31 resoluciones en las que se han asignado 32 millones de euros para 20 municipios. Además otras 50 resoluciones son inminentes.

 

Incompetencia socialista para coordinar los recursos municipales

 

Si hay algo en común entre el Gobierno de la Generalitat y el Ayuntamiento de Alcoy, además de sus siglas políticas, es la manifiesta incapacidad de gestión.

 

La Generalitat evita actuar sobre sus responsabilidades, obligando a los ayuntamientos a hacer un trabajo que no le corresponde. Por su parte, el Gobierno Municipal Socialista nos demuestra, una vez más, su incompetencia a la hora de coordinar los recursos municipales para solicitar ayudas.

 

Esta incompetencia e incapacidad de gestión del gobierno socialista, hace peligrar el que podamos optar a este plan. Aunque no sea ni de lejos el mejor plan para un ayuntamiento, son muchas las poblaciones que ya tienen su resolución o están a la espera de ella.

 

Sin embargo, el gobierno municipal con Toni Francés a la cabeza, apenas ha dado el primer paso en todo el proceso de solicitud. De hecho todavía no conoce el coste de las actuaciones que pretende llevar a cabo, una situación que nos puede situar al final de la cola.

 

En resumen, la gestión socialista en el Ayuntamiento de Alcoy hará que no lleguen los fondos del 'Plan Edificant' para esta anualidad, destinados a financiar actuaciones que  Alcoy necesita.

 

Pagina 66 • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress