Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 26 de junio de 2018
TOGUE'S LEGAL SERVICES

Cuando las ventanas abiertas y el ruido en verano pueden ser causa de conflicto

Enviar por email

LEGISLACIÓN. El ruido puede llegar a dañar la salud de la persona afectada.

Con la llegada de las altas temperaturas, las ventanas y los balcones suelen abrirse y los ruidos de los vecinos llegan de forma más habitual y cercana. Del mismo modo, se producen más reuniones entre amigos o familiares, ya sea en la calle o en las terrazas de los bares cercanos.

 

[Img #44793]

 

Normalmente se puede llegar a un acuerdo entre las partes, los que quieren descansar y los que quieren hablar o divertirse, para que la convivencia sea lo más tranquila posible, cediendo ambos para una solución amistosa. Pero si esta opción no funciona, si no se llega a un acuerdo, debe ser primero la comunidad de vecinos la que tome cartas en el asunto y lo denuncie en el Ayuntamiento o ante la policía. En el caso de que las cosas se compliquen se debe acudir a un abogado para que recibir asesoramiento y se puede incluso iniciar una vía judicial como nos explica Laia Santamaría de Togue’s Legal Services.

 

Según las estadísticas, España es el segundo país del mundo más ruidoso tras Japón y el más ruidoso de la Unión Europea. Estos ruidos pueden llegar a ser insoportables y dañar la salud física y psíquica de los vecinos afectados.

 

[Img #44807]

 

Tras intentar solucionar el problema de manera amistosa o con la denuncia de la comunidad de vecinos tras tratar el conflicto en una reunión, sin suerte, se puede y debe demandar por parte de un perjudicado o de un grupo de vecinos afectados y hacer llegar esta demanda a los tribunales mediante un abogado.

 

Llegados a este punto habrá una vía administrativa, una denuncia al Ayuntamiento con la causa del ruido, las horas a la que se produce… si es una urgencia esta denuncia se puede hacer a la policía municipal. Si no hay solución, acudiremos a la vía contencioso-administrativa o a la vía judicial civil contra el causante de los ruidos y, por último, una vía judicial penal si este ruido es una fuente grave de riesgo para la salud.

 

En este caso la denuncia ante el juzgado deberá contar con testigos y certificados médicos que hagan constar el efecto nocivo de los ruidos sobre nuestra salud. Existen condenas para el autor de los ruidos de entre dos a cuatro años de prisión o en su caso cierre del local ruidoso. Además se puede reclamar una indemnización por daños y perjuicios. Por eso, Laia Santamaría de Togue’s Legal Services siempre recomienda que se consulte con un profesional para saber qué camino tomar.

 

Pagina 66 • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress